© La Luciérnaga Online, 2011
E V E N T O S,  P U B L I C A C I O N E S  Y  M Á S
Un encuentro de poesía, narraciones, arte y música
E D I T O R I A L
En una hermosa noche de fines de la primavera angelina, La Luciérnaga se reunió en la casa del escritor colombiano Dukardo Hinestrosa, en North
Hollywood, en ese ritual mensual en el que se comparte poesía y amistad.

El evento, que tuvo lugar el 18 de junio, fue transmitido en vivo a través de la radio InformateNews.com que es dirigida por Jairo Duque. Se recibieron
comentarios de radioescuchas de España, Colombia, Argentina y Estados Unidos que siguieron los eventos de la noche.

“Los estoy escuchando y todo está bien claro”, confirmó Norma Villanueva que no pudo asistir a la peña pero llamó por teléfono para decirnos que nos
estaba acompañando, a través de InformateNews.com, desde Santa Mónica, California.

En la peña también se anunció que el escritor cubano Julio Benítez acaba de publicar su último trabajo, El libro mágico, que será presentado
oficialmente en una reunión que tendrá lugar próximamente en un restaurante local. También se aplaudió la presencia de la escritora colombiana
Antonieta Villamil que con Acantilados del sueño acaba de recibir un premio al mejor libro en español, en el concurso International Latino Book
Awards.

Cabe mencionar que tanto Antonieta Villamil como Dukardo Hinestrosa, ambos con una extensa y honorable dedicación a la literatura, acaban de ser
incorporados al Consejo Editorial de La Luciérnaga Online. Una decisión que, indudablemente, enriquece a la organización cultural.

En la peña se mencionó que a fines de julio termina el plazo para participar en el concurso de poesía y cuentos que cada dos años organiza La
Luciérnaga Online. También se recordó que esta es la primera vez que hay un premio monetario y que para mayor información se deben leer las
bases a las que se puede acceder a través de una conexión en la primera página de este sitio.

“Ya hay participantes de 10 países y me parece que sobrepasaremos el número de poemas y cuentos de concursos anteriores”, dijo Néstor Fantini,
encargado de organizar el evento.

La próxima peña, el 16 de julio, tendrá lugar en Culver City, California, en la residencia de Villamil. El evento, como es tradicional, comenzará a las 8:00
pm.



  

Cecilia R. Davicco
Editora
P O E S Í A
P R E Á M B U L O   D E   O R A C I Ó N
Elsa Frausto
Estaba donde la luz
era clara,
claridad filtrada por las nubes,
luna llena, un susto entre los pinos,
casi negros de tan verdes,
quietos como animales escondidos.
¿A quién decirle, mira?
Estaba sola y todo era un espejo.


Asciende el aliento
así como los ojos
hacia lo alto de los pinos.
Un día estarás acá
sin padre ni madre
mientras que nieve o llueva
y los demás entren, crucen la calle,
siempre extraños
aun cuando los ojos se miran.


ORACIÓN 1

Plumaje de yuca
Velas blancas en el arroyo seco
Pequeños incendios
sin calor iluminados
Guíen nuestras miradas
hacia arriba, no
muy alto
para no olvidar.


ORACIÓN 2

Multiplica estos ojos en maravilla
Calidoscopia los sentidos
desde las pisadas en zapatillas
corriendo por la escalera
hasta el susurro de sangre
en remolinos por las venas.


INTRANSITIVO

Cuando no trabaje
voy a caminar en la ciudad
donde no se camina.
Cada paso que dé
será la ciudad que me camina.
Hasta llegar al lugar
inesperado sin saber
quien caminó a quien,
ni por qué, quizás sólo
la mañana, o la certidumbre
de cada paso, como un decir-
aquí estuve, ya me fui.


TRANSITIVO

La mujer de esta mañana ambulante
cargada de bolsas- cada una su historia,
es el hombre de ayer abajo del puente.
Los dos fueron alguna vez
un niño que bebía leche de una taza
como esta.



Elsa Frausto, poeta y traductora, nació en
Buenos Aires, Argentina. Ha sido editora de
La hoja, Night Birds (Chuparosa Writers) y de
La-Luciérnaga.com. Selecciones de sus
poemas han sido publicados en La Porte des
Poètes (Francia), el periódico La Opinión,
Infinite Space y Poets at Work .
Es una activa participante de grupos
literarios como Beyond Baroque, Utopía,
la Peña Literaria La Luciérnaga y dirige
la serie Camelback Readings.
R E C E P C I Ó N
Julio Benítez
No os preocupéis, señores.
Hay absoluta seguridad.
Viviréis aislados,
arcángeles del mal.
Todos los reclusos
entienden la situación.
Ojo con las predicaciones.
El puño en la boca
es bálsamo para el lenguaraz.
¿Entendido?


DEPÓSITO

Rectangular o cúbico,
no importa la geometría,
nos acoge, recién pelados,
el calabozo.
Comer y hartarse,
todo es problema de circunstancia.
Aquí, al menos,
no sufrimos la seguridad
de una mazmorra sucia.
"Tendrán, de meditar, el tiempo",
aconseja, sapiente, el lugar.



Extraídos del libro El Rey Mago (poemas
clandestinos). Escritos en el Combinado
Penitenciario de Guantánamo, 1992.



Julio Benítez es un prolífico poeta y
novelista cubano que ejerce la docencia en
Los Angeles. Lleva publicados varios libros
entre los cuales cabe mencionar La Reunión
de los Dioses.
Extraídos del libro El Rey Mago (poemas
clandestinos). Escritos en el Combinado
Penitenciario de Guantánamo, 1992.
M A Ñ A N A
Leonardo Ibáñez
Aún creo que mañana
podremos caminar
por el borde húmedo de la arena
descifrar las misteriosas
formas que deja el agua
en su retorno a los brazos lejanos.

Aún creo que mañana
podremos tomarnos las manos
para cambiar los colores
del sol en el ocaso
del océano.

Aún creo que mañana
se desvanecerán
las maldades
y en el viaje de los
misteriosos navios
llevando a bordo
a los guerreros que cuidan
a los miserables que murieron por
equivocación.

Aún creo que mañana
podré seguir barriendo
la languidez de las hojas
huyendo del viento,
y el ruido espantoso de los
cañones, serán acallados
con el conglomerado de las esperanzas.

Aún creo que mañana
podré ver el término de la guerra
el fin de la mentira
y el castigo de la vida
lacerando la piel de los
jerarcas de la muerte.



DIOSES MARINOS

Los dioses marinos saldrán un día
a remover el manto del olvido
y despejar las dudas de los pájaros
vendrán cabalgando en caballos marinos
medusas transparentes y delfines
sudorosos
buscarán los miedos, terrores y angustias
para desterrarlos más allá de los confines
de la maldad.

Los dioses marinos
encerraron en jaulas
con vidrios opacados
los instrumentos de tortura,
los castigos infernales,
la mano asesina,
la sórdida mirada,
a los secuestradores ateridos
por el desprecio subterráneo.

Los dioses marinos cogieron
con tridentes
a los conjuradores de la noche
y los infantes y artilleros
detrás de máscaras inmundas compartieron
con las minúsculas jaurías de galones
inferiores
el gusto remanente delos colmillos
coronados en sangre.

Los dioses marinos construyeron con sus
manos
el descanso de mis dioses, las espumas y
los anillos.


Leonardo Ibañez es un artista plástico que
trabaja la cerámica, madera y papel,
además de ser un productivo poeta. Es
oriundo de Chile, y reside en Los Angeles.
Para ver sus trabajos puede visitar
http://leova.artelista.com/en/
C U E N T O S
HISTORIA DEL ATOLONDRADO MARDOQUEO SÁNCHEZ
Y DE MISIÁ SANCHA DE SÁNCHEZ
Dukardo Hinestrosa
En la población de Urrao, de donde una señora llamada Urraca, <<La
verraca de Guacas>>, pasó la mayoría de sus años mozos Mardoqueo
Sánchez, casado a su vez con Misiá Sancha, de cuya cristiana unión
nació un hijo, al que bautizaron con el nombre de Bromualdo, el cual
creció y se volvió con los años un piernipeludo muy vivaracho, al menos
no tan atolondrado como su padre, del que habían tejido cientos de
historias, un poco perversas y malintencionadas, por lo bruto que era y
lo testarudo que se comportaba, tal vez a consecuencia de sólo haber
tratado con bestias, refieriéndonos particularmente a las que tenía que
manejar en los corrales, enjalmándolas y cargándolas con bultos de
café, en las épocas de cosecha o a la hora que se le presentaban
traviesas*. Otro tanto le tocaba hacer con los bueyes, algunos mansos y
lentos de caminar, pero mañosos en las tareas.

Mardoqueo, al que su madre no lo bajaba de atolondrado, solía en las
tardes, después de la comida, reunirse con su primogénito Bromualdo,
para pedirle cuentas de cómo le iba en la escuela con sus estudios,
además para aprender un poco de su hijo, pues fueron contadas las
veces que él pudo asistir, ya que su padre consideraba que eran más
importantes las tareas de la finca, que perder el tiempo en la escuela,
donde tanto maestros como alumnos consideraban que era unos
maganzones*.

Un día gris de noviembre, aunque el color poco importa en este caso, al
regresar de la escuela, Bromualdo le soltó a su progentitor una
pregunta, sobre qué era lo que quería decir la palabra <<virtualmente>>,
su padre le respondió que tenía que ver con todo lo que se relaciona
con la virtud de una persona. Bromualdo se quedó practicamente en las
nubes y le pidió a su padre que le aclarara de nuevo sobre lo que
entonces significaba <<VIRTUD>>, Mardoqueo que, a pesar de lo
atolondrodrado, tenía muchos momentos de lucidez, se acordó del
maestro de Tiberíades, pescador de almas y que solía hablarle a sus
discípulos de Emaús con parábolas, es decir poniendo ejemplos y en
ese mismo momento oyó hablar a su mujer Misiá Sancha, que discutía
acaloradamente con su hermana, una joven pizpireta, medio
chimbenguenchona*, que estaba de visita y a quien los mozos del
pueblo andaban tras de sus cascos.

Mardoqueo entonces le sugirió a su hijo Bromualdo, que fuera donde su
madre y también su tía y les preguntara:

-¿Qué si un hombre llegara a la casa y les ofreciera la suma de cien mil
pesos, constantes y sonantes por acostarse con él, ellas tendrían el
valor de hacerlo?- Las dos mujeres sin ningún recato dijeron que sí, sin
pensarlo dos veces.

Bromualdo regresó donde su padre un poco acongojado y sorprendido,
le dijo a su padre que tanto su madre como su tía, habían respondido
SÍ..., afirmativo al cuestionamiento.

Mardoqueo entonces le dijo a su hijo Bromualdo...,

-Hijo, aparentemente podemos decir que contamos en casa con dos
mujeres virtuosas..., pero..., VIRTUALMENTE ¡¡¡SON UNA PUTAS!!!


De Las Jijuemil y una Noches Paisas. Capítulo VI.




Dukardo Hinestrosa, poeta, novelista,
ensayista y periodista colombiano vive
en el exilio estadounidense desde 1962.
Destacado integrante de la Generación
Nadaísta, que floreció en su país natal en
la decada de 1960, es considerado, en
palabras del profesor Robert Girardot, de
Stanford University, "una de las voces más
importantes por su irreverencia y estilo".
Entre sus numerosas publicaciones se
incluyen La rebelión de los machetes en
América Latina, Salmos para bautizar un
huracán, Poemas autobiográficos Pasaje a
Pereira y su reciente novela, Gaitania
revueltas: rosario y fusil. Actualmente, forma
parte del consejo editorial de La Luciérnaga
Online.
L A U R A
Norma Villanueva
Levantó el rostro perdiendo su mirada en el jardín que podía ver desde
su sillón. Al instante se levantó y fue hacia la ventana y asomándose, se
quedó percibiendo la fragancia de las flores, luego, con un aire
perezoso, subió con ambas manos sus cabellos pensando:

“Es una tarde hermosa para quedarme encerrada en la oficina. Ideal
para ir a comprar las cosas que me están haciendo falta y también un
vestido que me pondré esta noche para cenar con Alberto”.

Hacía tiempo que no comían juntos, sobre todo solos, porque siempre
los acompañaba algún amigo, un poco era por los horarios y otro,
porque aprovechaban para reunirse cada vez que estaban
libres.

Al principio le molestaba que Alberto tuviera la costumbre de estar
rodeado de gente en todas las ocasiones que se le presentaban, pero
se fue acostumbrando y hasta empezó a disfrutarlo.
Esta vez iba a cambiar la rutina. Volvería a la casa para preparar una
cena íntima. Con nuevo ánimo salió de la tienda llevándose por delante
a una persona que pasaba.

-Disculpe -le dijo amable, pero de súbito lo reconoció y quedó confusa,
sin saber qué decir.
Él también, la quedo miró asombrado.
-¡Pero si eres tú, Laura!

Una gran emoción la embargó. Habían pasado algunos años y ahora
estaban otra vez, frente a frente.
No pudo, ni quiso negarse a tomar un café con él. Al cruzar la calle la
tomó del brazo y entraron juntos al bar. Se sentaron cerca de una
ventana. Se miraron primero, en silencio, sin poder hablar, y cuando lo
hicieron fue a un mismo tiempo. Entonces él, sonriendo, la tomó de las
manos.

-¿Que ha sido de tu vida, Laura?

Laura, aún muda por la sorpresa, miró sus manos entre las de él y una
infinita ternura renació en su corazón. Le comentó que estaba casada,
que no había tenido hijos, y que se había recibido de contadora.

-¿Recuerdas?, era lo que yo estudiaba entonces.
-¿Cómo no voy a recordarlo?

Luego de contarle él, que se estaba divorciando y algunas cosas de su
vida, quiso saber por qué ella no había ido a la cita que habían acordado
en el último encuentro.

-¿Sabes? Esperé ansioso tu llegada aquella tarde. Llovía y estuve
largas horas aguardándote, ilusionado. Estaba tan enamorado de vos
que me costó convencerme de que no te volvería a ver. Casi me vuelvo
loco cuando comprendí que no tenía dónde buscarte. Ni siquiera
conocíamos bien nuestros nombres. Sólo sabía que te llamabas Laura.

Laura lo escuchaba atentamente. Sus miradas estaban unidas por las
mismas emociones.

-Yo también estaba enamorada de vos, Fernando. Pero en la
madrugada de ese día, falleció mi papá, y a pesar de eso, lamenté no
poder ir a verte. Sufrí mucho. No tenía forma de encontrarte. Jamás
pensamos en un desencuentro.
-Cómo ha pasado el tiempo, -dijo él, moviendo la cabeza- y aún hoy,
siento lo mismo. Creo que por tu recuerdo nunca pude ser feliz en mi
matrimonio.

Ella por vez primera lamentaba estar casada. Aunque se fue
acostumbrado a su pareja, no era lo que había esperado, y ahora, al
estar frente a Fernando comprendía su fracaso. Alberto fue cariñoso los
primeros meses, luego su comportamiento se volvió casi indiferente y
ella, resignada, fue regresando a su hogar cada vez más tarde. Ahora,
al sentir esa felicidad dentro de su alma, tuvo miedo. Por eso, volviendo
a la realidad, se despidió de él.

-Insisto en que volvamos a vernos, dijo él, pero ella no quiso escucharlo
y salió casi corriendo del lugar.

Toda la alegría del momento se fue convirtiendo en lágrimas. En esos
instantes no hubiera podido ir para su casa y regresó a su oficina.
Buscó una caja en la que guardaba algunas cosas personales y sacó
aquella foto que él le había dado. Ahora comprendía por qué, nunca la
pudo desechar de entre sus recuerdos.

Decidió marcharse enseguida a su casa para continuar con sus
planes. Aún era temprano y tendría la ocasión de charlar con Alberto.
Pero, al hallar estacionado el auto de Jorge en la puerta de su vivienda,
pensó con resignación -adiós intimidad.

Al no encontrarlos en la sala supuso que estarían en el estudio, y entró
en la cocina para ver si Delia, la empleada, ya se había retirado. Dos
pocillos de café aún humeantes estaban sobre la mesada. Estuvo a
punto de llevárselos, pero prefirió subir a su cuarto.
Cuando encendió la luz se quedó paralizada contra el marco de la
puerta. La escena que se manifestaba ante sus ojos no la dejó articular
palabras. Siguió con espanto lo que sucedía. Alberto se levantó
torpemente de la cama sin decir nada, mientras Jorge, apurado, se
calzaba los pantalones que estaban tirados en el suelo.
Un gran silencio fue todo lo que hubo. Jorge, con la camisa en la mano
pasó junto a ella y se detuvo a su lado como queriendo decir algo, pero
sólo le puso su mano en el hombro, y se marchó.
Ella seguía pegada contra la puerta, mientras Alberto se abrochaba la
camisa para sentarse luego en la cama y, doblándose sobre sí mismo,
ocultó el rostro entre sus manos diciendo:

-Perdóname, no quería que lo supieras, y menos de esta manera... Me
siento muy avergonzado, pero es mi realidad.

Sin saber cómo, se escuchó decir:
-¿Con quién estuve casada todo este tiempo?
Se alejó rápidamente de allí y tomando el bolso que había dejado en
la sala se largó a la calle. Corrió varias cuadras sin darse cuenta de
hacia dónde iba y sin reflexionar sobre qué era lo que quería hacer.
Detuvo un taxi y le pidió al chofer que la llevara a la misma cafetería que
había estado momentos antes con Fernando, con la idea de encontrarlo
todavía en ese lugar. Como si pudiera hacer retroceder las agujas del
reloj. No estaba, por supuesto. Se sentó en la misma mesa. Se hubiera
quedado allí para siempre. Después, permaneció mirando el reflejar
negruzco que dejaba la pálida luz de la calle sobre los adoquines por la
suave y persistente llovizna que había comenzado a caer, mientras el
gentío iba y venía transitando de un lado a otro.


Cuento publicado en el libro digital Sendas de la vida que está en
http://amaseldesign.com/norma/.

Para consulta sobre libros digitales, dirigirse a:
amaseldesign@hotmail.com.


Norma Villanueva nació en Santa Fé, Argentina.
Emigró a California en 1990. Ha presentado sus
trabajos en peñas y eventos literarios. Participante del
"Taller Hispanoparlante de Cultura" de Los "Angeles,
conducido por la escritora argentina, Alicia Kozameh; ha
publicado en la revista Monóculo y también algunos de
sus trabajos han sido publicados en La Luciérnaga
Online.
E N S A Y O S
L A    L I T E R A T U R A   Y   L O S   D E R E C H O S   H U M A N O S   E N   A R G E N T I N A:
L A S   L E Y E S   D E   P U N T O   F I N A L   Y   O B E D I E N C I A   D E B I D A
Ana María De Benedictis
A Néstor Fantini porque fuimos, por esas vueltas y
revueltas que tiene la vida, vecinos durante cuatro años.

I) Difícil es reconstruir setenta años de la historia, fáctica y jurídica, de un
país, relacionar el pasado mediato, el inmediato, arribando, en cuanto
incumba, al presente. Esta declaración va en apoyo de la síntesis, más que
breve, que he de realizar. Al amparo de esta inicial confesión acometeré el
objetivo.

II) Cuando se habla de “Derechos Humanos” hay una asociación casi
instintiva con la tortura y la muerte. Se hace una jerarquía inmediata de
valores que, prima facie, pareciera excluir todo otro derecho. En una
primera apreciación, dado el estupor que produce la desaparición física de
la persona, detenerse en el derecho de expresión artística, de ilustración,
de opinión y otros, aparece como de dimensión ínfima. Pero a poco que
se piense se advertirá, que aunque se aborden por separado, son una
unidad ya que es una unidad la Criatura Humana, origen y destino de ellos.
Se concluye entonces, que la vulneración de cualquier derecho, intrínseco a
la condición humana, afecta su dignidad y la ofende como tal en toda su
dimensión. Es que si bien podríamos interrogarnos, con obvia respuesta,
acerca de qué derecho puede ejercerse después de la muerte, tampoco
es imaginable, sin espanto, el hombre reducido a una cosa, un objeto sin
pensamiento o pensamientos pueriles, privado de razonar, expresar,
disentir, en suma, privado de convicciones.

Nada mejor para aclarar lo expuesto que transcribir los términos de La
Convención de Viena del año 1993 en la que se declaró que todos los
Derechos Humanos son: universales, indivisibles e interdependientes y
están relacionados entre sí. La comunidad internacional debe tratar los
derechos humanos en forma global y de manera justa y equitativa, en pie
de igualdad y dándoles a todos el mismo peso… los Estados tienen el
deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales,
de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades
fundamentales. (1)

III) Para enmarcar el tema a tratar, y sin más pretensión que la de un
sumario, abordaré sucintamente los acontecimientos históricos desde
1930, fecha del primer golpe de estado, las fechas de los posteriores,
(1930-1932; 1943-1946; 1955-1958; 1966-1973; 1976-1983) las leyes de
Punto Final y de Obediencia Debida, la nulidad de ambas, los indultos de
1989 y 1990 y la declaración de inconstitucionalidad de los mismos. Por
último, me detendré en el golpe de 1976 por su crueldad: campos de
concentración, tortura, desaparición, muerte, apropiación de menores y
sustitución de sus identidades, su actitud frente a la cultura y a los libros,
su enemigo mayor. Y por sobre todo porque, esta vez, el dolor no ha sido
en vano al crear ciudadanos dispuestos a hacer realidad el “Nunca más”.

IV) Los golpes de Estado consisten en actos de fuerza llevados a cabo por
militares que derrocan a los gobiernos democráticos y usurpan el poder.
Es pues el “Acto violento por el que se toma el poder de un Estado,
arrebatándolo a quien lo ejercía’’ (2) Lo caracterizan: la supresión de las
garantías individuales (3) y la disolución de las instituciones democráticas:
partidos políticos, cámaras legislativas, asociaciones gremiales,
estudiantiles, etc.

La República Argentina, como tantos países latinoamericanos, los ha vivido
de manera casi constante, alternándose con períodos breves de
democracias débiles y vistos como procesos casi normales, y hasta con
aprobación por una amplia mayoría de los habitantes. A modo de
confirmación alcanza con reparar en los plazos expuestos más arriba de
los que surge que de cincuenta y tres años el 40 % fueron de gobiernos de
facto (de hecho). Esa intermitencia marca culturalmente a un pueblo que,
por un lado, se desinteresa de sus derechos y, por otro, censura a aquellos
que no los claudican al extremo de actuar, en muchas oportunidades,
como colaboradores civiles, mediante denuncias.

V) El primer golpe de Estado se produjo en septiembre del año 1930 con
poca adhesión de las fuerzas armadas (4) y el último el 24 de marzo de
1976 que tuvo al país bajo jurisdicción militar hasta el 10 de diciembre de
1983.

Antecedentes de la vuelta a la democracia: En el mes de abril (días 1 y 2)
del año 1982, con desconocimiento de la población, en general, se invade
las Islas Malvinas (declaradas colonia por Inglaterra en 1892, uno de los
últimos reductos del colonialismo con una fortaleza y base de la OTAN). (5)
Nuevamente la muerte se cierne sobre el país. Sumados al descrédito del
gobierno militar por la derrota, previo cambio de nombres, (Vignone por
Galtieri) se convoca a elecciones. Se vota en octubre y asume, el 10 de
diciembre de 1983, el Gobierno de la Democracia. Pocos días después de
la asunción se anuncia que los militares quedaban sometidos a la justicia
ordinaria. En abril de 1985 se inicia el juicio que concluyó el 21 de octubre
del mismo año. Hubo condenas que fueron desde 16 años de prisión
(Roberto Viola) a prisión perpetua (Videla y Massera, Ejército y Armada,
respectivamente). La pena menor recayó en un integrante de la Aeronáutica
(Agosti) con tres años y nueve meses de prisión.

VI) Dos leyes alteraron el curso de los procesos en trámite y el de los
futuros: la de Punto Final, (6) diciembre de 1986, y la de Obediencia
Debida, (7) de junio de 1987. La primera declaró que se extinguía, en el
plazo de sesenta días, la acción penal respecto de los que participaron en
delitos cometidos para combatir el terrorismo, entre el 24 de marzo de
1976 y 26 de septiembre de 1983 siempre que no estuvieren prófugos o
declarados rebeldes, o que no se haya ordenado su citación. El plazo se
computaba a partir de la fecha de promulgación de la ley, lo que aconteció
el 24-12-86, o sea que expiraba el 24-2-87. Por su parte la de obediencia
debida sentó la presunción jure et de jure (sin admitir prueba en contrario)
de que quienes a la fecha de cometer el hecho delictivo no ostentaban
determinada jerarquía (que enumera puntillosamente) estaban exentos de
sanción. Diríase, a modo conciso, que sólo los altos mandos responderían
por sus acciones. A su vez, estos últimos, y muchos más, se vieron
favorecidos por los indultos de octubre de 1989 y diciembre de 1990.
Fueron beneficiados militares, policías, fuerzas penitenciarias, civiles
colaboradores y jefes de guerrilla. En el año 2003, por ley 25.779, se
anularon las dos leyes y la Corte Suprema de Justicia de la Nación (año
2007) declaró, en parte, la inconstitucionalidad de los indultos en cuanto a
la intervención de los miembros de las fuerzas armadas y las de
seguridad. Con anterioridad muchos juzgados de menor jerarquía lo
habían hecho. Prescindiré de tratar el debate generado en torno a ambas
decisiones (facultades del Poder legislativo para declarar nulidades;
intromisión de un poder en las facultades de otro, afectación del principio
“Non bis in iden” etc.), (8) por exceder el objetivo de este trabajo, lo cual no
impide abordar la cuestión de los delitos de lesa humanidad que han sido,
en esencia, el sustento de aquellas disposiciones.

VII) El crimen contra la humanidad o crimen de lesa humanidad recogido
en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (ley 25.390,
aprobación del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional vigente en
el país desde enero de 2001 ) comprende las conductas tipificadas como
asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso,
encarcelación, tortura, violación, prostitución forzada, esterilización forzada,
persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos
u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o
cualesquiera actos inhumanos que causen graves sufrimientos o atenten
contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas
conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o
sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque
(Art. 7 del Estatuto).

“Leso” significa agraviado, lastimado, ofendido, de allí que crimen de lesa
humanidad aluda a un crimen que, por su aberrante naturaleza, ofende,
agravia, injuria a la Humanidad en su conjunto. Por su gravedad, son
contrarios, no sólo a la Constitución Nacional, sino también a toda la
comunidad internacional Y por igual motivo son imprescriptibles
entendiéndose por tal aquello que no se extingue por el transcurso del
tiempo. (9)

VIII) Efectuado este apretadísimo exordio trataré una aproximación sobre el
ataque a la cultura y, dentro de ella, a los libros.

Si partimos de la base que pensar, desde lo clásico, está relacionado con
el llamado juicio, con la capacidad, entre otras cosas, de procesar los
datos que uno tiene y recibe, y poder hacer inferencias hasta llegar a una
conclusión, aparece con claridad el valor del aporte que efectúan, desde el
lenguaje, los libros, las revistas, el cine, las letras de las canciones y toda
otra manifestación nacida de la creación artística. Ilustran, forman,
entretienen y sustentan el pensamiento crítico.

“…Para cualquiera y desde el simple sentido común, la posibilidad de
prohibir la vida o la existencia es un puro disparate. Sin embargo, la historia
está llena de episodios en que alguien se ha adjudicado el derecho a
tamaña insensatez… No se puede prohibir la vida, y del mismo modo no
se puede prohibir una obra literaria. Se puede discutir, discrepar de ella y
argumentar en su contra… pero eso es todo. Abrir a la lectura las puertas y
ventanas del aula (librerías, bibliotecas, encuentros literarios, etc.)…
supone la opción por una escuela y un sistema educativo basados en el
respeto y en la libertad”. (10)

Que hubo ataque a la vida y a la cultura es de absoluta obviedad. Y así
como en la cita precedente se jerarquiza el valor de abrir la escuela a toda
obra literaria, la Resolución N 538, “Subversión en el ámbito educativo
(conozcamos a nuestro enemigo)”, de octubre de 1977, fija límites y acota
contenidos, siendo demasiado elocuente su sola denominación. Dice en
sus Considerandos: “Que es materia fundamental del aludido Propósito
(de la llamada reorganización nacional) la erradicación de la subversión en
todas sus formas; que entre los objetivos básicos se encuentra… los
valores de la moral cristiana, de la tradición nacional y de la dignidad del
ser argentino y la conformación de un sistema educativo acorde con las
necesidades del país que sirva efectivamente a los objetivos de la
Nación…” A continuación hace referencia a la responsabilidad del
Ministerio de Educación y de la necesidad de dotar a los docentes de la
información necesaria.
El extenso documento, afirma:

El accionar subversivo se desarro-
lla a través de maestros ideológi-
cament e captados que inciden
sobre la mente de lo s pequeños
alumnos, fomentando el desarro-
llo de ideas o conductas rebeldes,
aptas para la acción que se desa-
rrollará en niveles superiores.

La comunicación se realiza en forma directa, a través de charlas informales
y mediante la lectura y comentario de cuentos tendenciosos… En este
sentido se ha advertido en los últimos tiempos, una notoria ofensiva
marxista en el área de la literatura infantil. En ella se propone emitir un tipo
de mensaje que parta del niño y que le permita ‘autoeducarse’ sobre la
base de la libertad y la alternativa’. La bibliografía constituye el medio
fundamental de difusión de la ideología marxista” (11)


Constituyendo, como se advierte, los libros su gran preocupación, se llevó a
cabo cuanta acción fue estimada necesaria para impedir la circulación de
aquellos que ya existían, no permitir ciertas ediciones y no admitir la
entrada de los provenientes de otros países. Lo dispuesto por la
Resolución 538 continuaba, como no podía ser de otra manera, lo
anunciado por quien fuera el primer ministro de Educación de la dictadura,
Ricardo Bruera, que al asumir expresó: “Tendrá primacía inmediata en la
acción del gobierno de la educación (textual), la restauración del orden en
todas las instituciones escolares. La libertad que proclamamos como
forma y estilo de vida, tiene un precio previo, necesario e inexcusable: el de
la disciplina. El caso contrario sólo significa alienación y en el se diluye toda
posibilidad de realización personal y social auténticas” (12) Con igual
finalidad se creó en el Ministerio de Cultura y Educación un organismo
llamado ‘Recursos Humanos’ (en puridad tarea de espionaje) integrado
por tres miembros perteneciente a cada fuerza militar y un enlace. El
ministro Bruera, en referencia a este organismo, se lo recordaba a Videla,
en un memorándum "estrictamente confidencial y secreto" del 23 de
noviembre de 1976 de esta forma: "La radicalización del accionar opositor
de docentes, alumnos y no docentes en el quehacer educativo y de los
elementos actuantes en el ámbito cultural y científico técnico, adquiere una
importancia tradicionalmente relevante sobre lo cual resulta ocioso
insistir". "Se creó entonces bajo el encubierto nombre de Recursos
Humanos un área que funciona como dependencia del Departamento de
Asesores del Ministro". "Imprescindible complemento (...) es el aporte de
un grupo de personas especialistas en tareas de Inteligencia, destinados a
manejar los aspectos técnicos del tema en cuestión. La necesidad aludida
ha sido gestionada ante las autoridades de la SECRETARIA DE
INTELIGENCIA DEL ESTADO (SIDE), quienes la han cubierto a entera
satisfacción del suscripto". (13)

En sintonía con lo que vengo narrando las Bibliotecas Populares fueron
desmanteladas al ordenarse que se remitieran los libros que no se
hallaban permitidos (al sólo título de ejemplo, los escritos por Perón, Juan
Domingo, los de debates del Congreso y los de Enseñanza de temas
propios de las instituciones democráticas) y prohibiendo las reuniones
(exposiciones de artes plásticas, presentaciones de libros y revistas,
lectura para niños, talleres literarios) tan comunes en estas instituciones.

IX) Cohonestado con lo expuesto en el ap. VIII, párrafo cuarto, los libros, si
bien el gran enemigo, no fueron su única preocupación. De ello da cuenta
el “Informe Especial número 10” de octubre del año 1977, elaborado por el
Estado Mayor General del Ejército, cuyo objetivo era: “Estructurar un sistema
integral que niegue, en el ámbito de los medios masivos de comunicación
el actuar subversivo”. Fueron creados servicios de toda clase que se
superponían para controlar emisiones de radio y televisión, prensa nacional
e internacional, cine, teatro, fotografía, etc. (14)

Lo expuesto tenía el marco “Supremo” de los denominados objetivos del
proceso, que era integral y de allí su denominación de “Proceso de
Reorganización Nacional”. La estrategia desarrollada fue de alcance
nacional con proyectos y métodos definidos.

X) En fin, por un lado campos de exterminio y, por otro, persecución de
libros que eran calificados de obscenos, pornográficos o ‘marxistas’. Frente
a esta adjetivación, tan amplia como inespecífica, los libros permitidos, y
que integraban una lista, eran mínimos, y si bien que haya un solo libro
prohibido, por principio, es intolerable la prohibición masificada es
potenciar el daño sobre todo en la gente demasiado joven, niños diría, que
cuando concluye un proceso dictatorial, a veces, ni siquiera saben de qué
clase de libertad se les está hablando.

No mencionaré libros prohibidos ni escritores exiliados o muertos porque
hay enumeraciones que pueden, en determinado contexto, ser ofensivas
por eventuales omisiones y porque los derechos conculcados no son
pasibles de convertirse en números: uno es mucho y mucho es
insoportable. (15)

X) Podría escribir unas cuantas páginas más e igual no superaría una
sencilla síntesis pero creo haber logrado mi objetivo que es: Hablar en
nombre del dolor para compartirlo. Hablar en nombre del dolor para ayudar
a la memoria. Hablar en nombre del dolor para impedir el olvido.

Y que mejor manera de concluir que recurriendo a los versos de Rubén
Blades: “Y cuando vuelve el desaparecido cada vez que lo trae el
pensamiento cómo se le habla al desaparecido con la emoción apretando
por dentro”.




REFERENCIAS

(1) Conferencia Mundial de Derechos Humanos; Viena, 14 a 25 de junio de
1993. (Conc. Resolución 217 A (III), Asamblea General de las Naciones
Unidas, París, diciembre 10 de 1948)
(2) Diccionario Enciclopédico Calpe
(3) Primera Parte Constitución Nacional “Declaraciones, Derechos y
Garantías
(4) “…la conspiración de Uriburu que…sólo hacía prosélitos entre oficiales
de menor graduación. Ningún jefe con mando de tropa había entrado en
ella, y descontaban que en adelante no lo haría ninguno. No porque fueran
Yrigoyenistas sino porque eran legalistas. (José María Rosa, Historia
Argentina, t. 11, Págs 134/135 y sgtes., Editorial Oriente)
(5) “Malvinas: el rescate del combatiente” Gonzalo Kapplenbach (1992)
(6) 23.492 Extinción de acciones penales por participación en los delitos
que enuncia el art. 10 de la ley 23.049. Información legislativa en infoleg.
mecon.gov.ar
(7) 23.521 infoleg.mecon.gov.ar (Ver: “En el nombre de la justicia, la
memoria y la verdad” Gil Domínguez, Andrés Publicado en: LA LEY 2005-C,
839; Fallo Comentado: Corte Suprema de Justicia de la Nación 2005-06-
14, “Simón, Julio Héctor y otros”; Ver también “Un derecho absoluto: el de
no ser torturado” Reinaldi, Víctor Félix; Publicado en: LA LEY 2005-E, 1072;
“Sinceridad y justicia: 18 años después” Diana, Nicolás ; Kodelia, Gonzalo
S. Publicado en: LA LEY 2005-E, 320.
(8) Compendio de Normas Internacionales de Derecho Internacional
Público- La Ley, 5ta. Edición.
(9) Art. 75 inc. 22 C.N. que otorga a los Tratados Internacionales jerarquía
superior a las leyes internas; Ver leyes 24.584 que incorpora al Derecho
interno la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los crímenes de
guerra y los de lesa humanidad y 25.778 que otorga jerarquía
constitucional a la primera (ambas publicadas en el Boletín Oficial en
fechas 29-11-95 y 3-9-03, respectivamente) La Ley, 5ta. Edición págs.
400/402
(10) (Obras maestras del relato breve-con orientación didáctica, Editorial
Océano)
(11) Resolución 538
(12) Invernizzi-Gociol ‘Un golpe a los Libros’ (pág.101)
(13)Los archivos de la represión cultural Diario Clarín digital, 24 de marzo
1996 Textos e investigación: Sergio Ciancaglini, Oscar Raúl Cardoso, María
Seoane. Colaboraron: Mariana García y Alejandro López Lépori; ídem
Invernizzi-Gociol, obra cit. Pág.107/108
(14) Conf. Invernizzi- Gociol, obra cit. Pág.34/35 y sgtes.
(15) A esos fines hay páginas de Internet específicas y que se amplían
constantemente.

Agradecimiento a Flavia Durán, Bibliotecaria del Colegio de Abogados del
Departamento Judicial de Azul.

Derechos Reservados ley 11.723. Se autoriza la utilización de este texto con
la sola mención de la autoría.











Ana María De Benedictis es una escritora y ex jueza argentina que ha
publicado Desde el caos (2001) y Silencio de sábado (2005). En 2007
obtuvo la primera mención de honor en el Concurso Iberoamericano de la
Editorial Zanum. “La literatura y los derechos humanos en Argentina: Las
leyes de Punto Final y Obediencia Debida” fue presentado en el XXXIV
Simposio Internacional de Literatura en Español que tuvo lugar en la
California State University Dominguez Hills, el 11 de marzo de 2011.

Si no logras convencerlos, al menos confúndelos.

El que vive solo, vive en compañía de sí mismo.

Dependemos de Dios para suplir nuestra impotencia
personal.

Para qué discutir, si al fin de cuentas hay tres opiniones: la
nuestra, la del otro y la verdadera.

Del dicho al hecho...hay mucha lucha.

Oído de oído: " Me han despedido de cinco empleos; no por
quedarme dormido, sino por roncar".

Si la historia hubiese sido la de la hija pródiga, no habría
regresado sola.

El trabajo quita mucho tiempo.

Cuna es una isla porque desde hace mucho tiempo ha estado
en el más absoluto a-isla-miento.

El novio suplica los besos, el casado los soporta.

Me han dicho más de un millón de veces que no sea exagerdo.

Definición de escritorio: Mueble que cuando se bajan los pies
de encima, sirve para trabajar.
R E F L E X I O N E S
Rafael Carvajal, colombiano que escribe
ingeniosos  dichos populares que aparecen en
publicaciones como
Tiempo Sur e HispanicLA.
rafiacv@yahoo.com
MÁXIMAS Y MÍNIMAS
Rafael Carvajal
FRASES CÉLEBRES
Pesonas y Personajes

El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reir.
Woody Allen

La medida del amor es amar sin medida.
San agustín

El valor no es la ausencia del miedo, sino el miedo junto a la
voluntad de seguir.
Feliciano Franco de Urdinarrain

La vida está de luto, el llanto está de moda, se salva el que
astuto, se joda el que se joda.
Ricardo Arjona

Si lo puedes soñar, lo puedes hacer.
Walt Disney

Es tan grande mi ffe, que aunque no tengo jardín ya compré
una podadora.
Ricardo Arjona

Los mejores no se presentan solos, hay que ir a buscarlos.
Juan Domingo perón

La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido.
Anónimo

Ningún hombre ha llegado a ser sabio por casualidad.
Lucio Anneo Séneca

Aún los inteligentes cometen errores, pero son los tontos los
que nada hacen por corregirlos.
Arthur Schopenhauer

Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis
alas.
Pablo Neruda