Volumen IV * Número 1 * ENERO - FEBRERO 2010

La peña de enero se hizo de nuevo en Northridge.  Estuvieron alrededor de 40
personas y, como siempre, hubo mucha música, poesía y alegría.  Aparte de la
voz y guitarra del siempre bien recibido Alberto Delgado, contamos con
lecturas de Antonieta Villamil, Rafael Carvajal, José Luis Rodríguez, Leonardo
Ibañez, Alejandro Molina, María Vázquez, Lucía de García, Raúl Arredondo,
Oscar Benítez, René Colato y Alberto Villalobos,.  En el intermedio Mario Baum
cantó un par de tangos, Stella Maris se despidió con emoción ante su
inminente retorno a Argentina y tres representantes del Circo de Poesía, Alicia
Villa, Samantha Miller y Alberto Gieco, explicaron la labor de este destacado
grupo cultural.  La noche concluyó con las canciones del virtuoso Jaime
Hernández Cervantes.

Con la primer peña del año, también llegaron ideas nuevas, proyectos nuevos,
energía nueva.  Lo primero grande que empezamos a hacer fue convocar a
grupos literarios latinos de la región a fin de unir fuerzas.  La convocatoria
llevó a una reunión que tuvo lugar en Northridge el 16 de enero en donde 12
organizaciones culturales decidieron fundar, por unanimidad,  una entidad
confederada que nos represente.  Entre los participantes se encontraban
Dukardo Hinestrosa y María Vázquez, de la Asociación de Poetas y Escritores
Americanos, North Hollywood; Jairo Duque, de Colombia Informa Radio, La
Habra; Rafael Figueroa, de AryMex, Santa Ana, y del Centro Gaucho Martín
Fierro; Newport Beach; Mario Baum, de Tangos, Culver City; Ramón Barbieri,
del Circulo Literario Hispanoamericano, Hawthorne; George de Aztlán, de la
Sociedad de Escritores y Poetas Latinoamericanos, Glendale; Andrés Raab,
del Circo de Poesía, Studio City, y de la Asociación de Profesionales
Argentinos, Los Angeles; Antonieta Villamil, de Caza de Poesía, Culver City;
José Manuel Rodríguez y Néstor Fantini, de la Peña Literaria La Luciérnaga,
Northridge, y de La Luciérnaga Online.  Se recibieron adhesiones de Yelba
Castellón, de la Nicaraguan American Opportunity Foundation, Los Angeles; y
de Gabriel Lerner, de HispanicLA.com, Los Angeles.

A Néstor Fantini se le encomendó que redactará un borrador inicial con los
objetivos de la organización y se invitó a que los representantes propusieran
ideas a fin de elegir el nombre oficial de la organización, organizar un evento
cultural, crear un sitio de internet, establecer una publicación y formar una
comisión encargada de redactar propuestas para financiar actividades
culturales.  

También en el primer mes del año, representantes de La Luciérnaga,
incluyendo Norma Villanueva, Cecilia Davicco, Rafael Carvajal y Néstor Fantini,
participaron de la inauguración del Centro Gaucho Martín Fierro, una
organización cultural dirigida por Rafael Figueroa, un viejo amigo y activo
participante de la peña.  El evento, que tuvo lugar en Newport Beach, contó
con la asistencia de medio centenar de personas que no solamente
disfrutaron de empanadas y vino argentino sino de música, poemas y una
presentación sobre el autor del Martín Fierro.

La próxima peña será el 20 de febrero, en Lake View Terrace.
D E L  E D I T O R
PRIMER PEÑA DE 2010
Néstor Fantini
P O E S Í A S

DARDOS ENVENENADOS

Leonardo Ibáñez

Descendieron desde el centro del averno
espinas de acero
sigilosas se deslizan en la calígine
certeras en la búsqueda
de los pequeños corazones
su vuelo es macabro
lleno del veneno de la muerte
matan, matan
sus pequeñas muertes no aparecen
en la tinta roja
no son noticias son la pérdida colateral
son el encogimiento de hombro
son números anacrónicos
en los caracteres de los matutinos.

Descendieron desde el centro del averno
los aguijones
se lanzan en picada
rompen el suave epitelio
que envuelve la vida

¡Qué horror!

Otros matan la vida
y los murmullos atraviesan el universo
se escucha el eco de los gritos apagados
sacrílegos
hijos del demonio
y desde entonces
las estrellas decidieron
militar en el partido de los corazones.
no quiero lamentar
quiero lanzar mi voz
al medio de los dolores
desde las regiones más lejanas
el dueño de esta
fábrica de horrores
mira y arropa su paz construida
en los tórridos silencios de
Abu Ghraib, Bagram, Guantánamo.


                                     


INTENCIÓN

Levanto mi vista en un arrebato
de ira al ver tu cuerpo
cubierto por el lodo, no sé
cómo pude dejarte sola,
si al menor susurro de las hojas,
pálida, exhausta caes en la delgada
trama del aire,
no fue mi intención dejarte sola
te pido el perdón junto al cansancio
de mis ojos
he llorado el silencio de tu enojo
nada saco con el indulto
ya suena hueco entre mis labios
y si al salir toca tu piel éste caerá
destrozado en la inexactitud
de las mentiras.
Levanto mis ojos
para mirarme en los tuyos, creo ver
destellos de ira y enojo
intenté tocar tus labios pero
estos se alejan entre la espuma
y los gritos,
en el silencio del atardecer
entendí que sólo las alas
de mariposa podrán limpiar
el lodo de tu cuerpo.


                                    


MAÑANA


Aún creo que mañana
podremos caminar
por el borde húmedo de la arena
descifrar las misteriosas
formas que deja el agua
en su retorno a los brazos lejanos.

Aún creo que mañana
podremos tomarnos las manos
para cambiar los colores
del sol en el ocaso
del océano.

Aún creo que mañana
se desvanecerán
las maldades
y en el viaje de los
misteriosos navíos
llevando a bordo
a los guerreros que cuidan
a los miserables que murieron por
equivocación.

Aún creo que mañana
podré seguir barriendo
la languidez de las hojas
huyendo del viento,
y el ruido espantoso de los
cañones, serán acallados
con el conglomerado de las esperanzas.

Aún creo que mañana
podré ver el término de la guerra
el fin de la mentira
y el castigo de la vida
lacerando la piel de los
jerarcas de la muerte.

Leonardo Ibañez - Es un artista plástico y poeta
chileno que reside en Los Angeles.

AGITADA NOCHE

Celerino Hernández

Te agitas
tu pecho sangra
(las palabras vuelan en mil pedazos)
sin embargo
tu mirada es clara
constante
el dolor no te desconcentra
sales con la mirada en alto
después de la cruda noche.


                                


REFLEJO


El viento sopla
y el oleaje de fresco pergamino
va dejando su sombra
y su aroma
justo de mediodía.

Das un paso
y el reflejo sigue
como campana frente al mar
dibujando su sonrisa
y su oleaje de paso.

Tal vez tu mirada
refleje aquel recuerdo
o el mar aquellas olas
como tus cabellos alas.

Olas vivas

que van al ritmo del jazz o de la zamba

pero lo que es cierto
tus cabellos alas
tus cabellos olas.


                                    



SÍ,  AHORA

La aurora
la mañana siguiente
sÍ, ahora.


Una mirada al verbo
(que es ahora)
si sigue en la memoria
que añora
siempre ser amiga fiel.

Pandora.

Caja de infinita voz
sÍ, ahora.

Celerino Hernández - Poeta mexicano que reside
en Los Angeles.
Leonardo Ibáñez
Celerino Hernández

Hace muchos años, en un lugar que todos habían
olvidado, las plantas y las flores ya no crecían. Los
animales y los granjeros estaban tan tristes de ver la
tierra seca y desolada. En una pequeña casita vivía una
mamá coneja con sus tres conejitos. Una mañana
mamá coneja hizo tres pastelitos sabrosos con la
última harina que le quedaba.

Mamá coneja llamó a sus hijitos y les dijo, —Conejitos,
no hay nada que comer en esta casa. Acabo de hornear
estos pastelitos sabrosos. Quiero que cada uno de
ustedes lleve a vender un pastel al mercado. Tengan
cuidado. Véndanlos a un buen precio para que
tengamos dinero con que comprar comida.

Los conejitos estaban contentos de ayudar a su mamá.
Cada uno agarró un pastelito sabroso y se fueron al
mercado.

—Recuerden de venderlos a un buen precio—les
recordó su mamá.

El primer conejito se fue brincando al mercado. Se paró
a contemplar la tierra seca y enferma.

De repente la tierra le comenzó a hablar— Conejito,
conejito dame ese pastelito sabroso. Tengo tanta
hambre.

—Claro, dame cinco dólares y el pastelito es tuyo —le
contestó el primer conejito.

—No tengo dinero, pero si me das el pastelito sabroso
me pondré muy fuerte. Seré una tierra muy rica donde
las plantas y flores crecerán con alegría —le dijo la tierra.

El primer conejito le dio el pastelito a la tierra. La tierra
se lo comió y los dos estaban contentos.

El segundo conejito se fue trotando al mercado. Se paró
para ver los débiles rayos del sol.

De repente el sol le comenzó a hablar—Conejito,
conejito dame ese pastelito sabroso. Tengo tanta
hambre.

—Claro, dame diez dólares y el pastelito es tuyo—le
contestó el segundo conejito.

—No tengo dinero, pero si me das el pastelito sabroso
me pondré muy fuerte. Me pondré redondito, mis rayos
serán resplandecientes. Les daré luz a todas las
plantas y flores para que crezcan con alegría—le dijo el
sol.

El segundo conejito le dio el pastelito al sol. El sol se lo
comió y los dos estaban contentos.

El tercer conejito se fue corriendo al mercado. Se paró
para ver una pobre nube gris.

De repente la nube le comenzó a hablar —Conejito,
conejito dame ese pastelito sabroso. Tengo tanta
hambre.

—Claro, dame quince dólares y el pastelito es tuyo —le
contestó el tercer conejito.

—No tengo dinero, pero si me das el pastelito sabroso
me pondré muy fuerte y tendré más energía. Me llenaré
de agua fresca. Lloveré y lloveré. Le daré agua a las
plantas, flores, lagos y ríos. El campo se pondrá tan
verde y bonito. Las plantas y flores crecerán con alegría —
le dijo la nube.

El tercer conejito le dio el pastelito a la nube. La nube se
lo comió y los dos estaban contentos.

Los tres conejitos regresaron a la casa y le contaron a su
mamá todo lo que les pasó.

—Los engañaron. Ahora no tenemos ni el dinero, ni los
pastelitos sabrosos —les dijo la mamá coneja muy
enojada.

Esa noche mamá coneja y los conejitos se fueron a la
cama sin cenar.

Algo maravilloso pasó esa noche, comenzó a llover. Al
día siguiente la tierra estaba húmeda y los rayos
resplandecientes del sol se asomaban por el horizonte.
Los conejitos le pidieron a su mamá que plantaran
semillas de zanahoria, lechuga, trigo y maíz. Después de
sembrar los conejitos y su mamá le dijeron a todos los
que se encontraban que era el mejor tiempo para
sembrar.

Días después la tierra estaba bonita con muchas flores y
alrededor de la casa de los conejitos crecían crujientes
zanahorias y redondas lechugas. Los tallos de las
plantas de maíz y trigo estaban tan altas que los
conejitos hacían competencias para ver quien podía
alcanzarlas hasta arriba. Habían pajaritos y mariposas.
El agua regresó a los lagos y ríos. El sol brillaba como
nunca.

Mamá coneja y los conejitos tuvieron suficiente comida y
vivieron felices para siempre.
C U E N T O S
LOS TRES PASTELITOS SABROSOS
René Colato

René Colato nació en El Salvador. Maestro del
Distrito Escolar de Los Angeles y autor
de cuentos infantiles. Algunos de sus textos son
usados en escuelas primarias de California y Texas.
N O V E L A
NUESTRA VIDA
Vilma Palma
DEL CAPÍTULO 35

La única realidad en ese momento era que estábamos juntos.  Nada más importaba.  En un instante con un gemido suave
pronunció mi nombre.  El sonido de mi nombre me penetró en la piel como la espina de una rosa.  Un calor total se apoderó
de mí llenándome de felicidad.  “Vilma”.  La palabra salió nuevamente tan suave que no escuchaba, como un murmullo que
hizo eco en mi corazón.  Yo finalmente había comprendido el secreto de mis sentimientos hacia él.  Las horas pasaban como
un soplo divino.  Salíamos de la carpa, nos bañábamos, comíamos y volvíamos a hacer el amor.  Los dos éramos
insaciables.  Yo no sabía lo que era tener un órgasmo.  Por primera vez en mi vida sentía que todo era perfecto.

Sólo quiero decirles que esa noche supe lo que quiere decir “hacer el amor”.  Sentir lo que es estar enamorada.  Sentir que el
mundo dejaba de existir.   Néstor despertó todos mis instintos de una forma que siempre me referí a esa noche como... ¡La
noche que por primera vez le vi la cara a Dios!

Nunca me sentí tan querida o tan adorada de esa forma antes, nunca con tanto placer y pasión.  Descubrimos que los dos
éramos el uno para el otro, en todo sentido.  Sentirse cómodo con otro ser es muy difícil.  La posesión que Néstor me pedía
era total y yo me entregué como nunca lo había hecho.  Constantemente me preguntaba si era de él.  Esa obsesión me
fascinaba y me encantaba.

Afuera de la carpa las gaviotas cantaban; murmurando y susurrando canciones de amor, brindando por nuestra felicidad.

¿Por qué la vida a veces parece tan hermosa y otras veces es como si el sol no existiera? Me dejé llevar por el momento de
éxtasis que para mí era una locura total.  Éste era un juego muy peligroso para los dos.  En ese momento acepté nuestra
existencia separados uno del otro a un costo muy alto para mí.  La realidad era mucho peor de lo que nunca me hubiera
imaginado.  ¿Cómo dejarlo y no verlo más?  El castigo que me impuse fue más fuerte de lo que podía soportar.

Néstor desesperadamente necesitaba estar atendiéndome.  Yo era el centro de su universo.  Podía sentir que me rodeaba de
atención, caricias, pasión, amor y cariño.  Es divino ser adorada de esa forma.  Al mismo tiempo me daba miedo.  Yo no sabía
si podía ser capaz de ser el centro de la vida de otra persona, el sol de alguien.  Cuando hablé con Néstor de estos
pensamientos, me dijo:

“La realidad es que estoy totalmente enamorado de vos.  Desde que era un niño supe que ibas a ser mía.  No me importa si
me quieres con la misma intensidad; déjame quererte.  Tú puedes decidir y sentir lo que quieras, pero quiero que sepas que
te quiero y siempre te querré.  Aunque te vayas de mi vida y nunca nos veamos más, hoy me diste tu vida,   fuiste mía y siempre
lo serás”.

No le contesté.  No supe qué decirle.

(de Nuestra Vida, Capítulo 35, AuthorHouse, 2009)

Hace muchos años, en un lugar que todos habían
olvidado, las plantas y las flores ya no crecían. Los
animales y los granjeros estaban tan tristes de ver la
tierra seca y desolada. En una pequeña casita vivía una
mamá coneja con sus tres conejitos. Una mañana
mamá coneja hizo tres pastelitos sabrosos con la
última harina que le quedaba.

Mamá coneja llamó a sus hijitos y les dijo, —Conejitos,
no hay nada que comer en esta casa. Acabo de hornear
estos pastelitos sabrosos. Quiero que cada uno de
ustedes lleve a vender un pastel al mercado. Tengan
cuidado. Véndanlos a un buen precio para que
tengamos dinero con que comprar comida.

Los conejitos estaban contentos de ayudar a su mamá.
Cada uno agarró un pastelito sabroso y se fueron al
mercado.

—Recuerden de venderlos a un buen precio—les
recordó su mamá.

El primer conejito se fue brincando al mercado. Se paró
a contemplar la tierra seca y enferma.

De repente la tierra le comenzó a hablar— Conejito,
conejito dame ese pastelito sabroso. Tengo tanta
hambre.

—Claro, dame cinco dólares y el pastelito es tuyo —le
contestó el primer conejito.

—No tengo dinero, pero si me das el pastelito sabroso
me pondré muy fuerte. Seré una tierra muy rica donde
las plantas y flores crecerán con alegría —le dijo la tierra.

El primer conejito le dio el pastelito a la tierra. La tierra
se lo comió y los dos estaban contentos.

El segundo conejito se fue trotando al mercado. Se paró
para ver los débiles rayos del sol.

De repente el sol le comenzó a hablar—Conejito,
conejito dame ese pastelito sabroso. Tengo tanta
hambre.

—Claro, dame diez dólares y el pastelito es tuyo—le
contestó el segundo conejito.

—No tengo dinero, pero si me das el pastelito sabroso
me pondré muy fuerte. Me pondré redondito, mis rayos
serán resplandecientes. Les daré luz a todas las
plantas y flores para que crezcan con alegría—le dijo el
sol.

Vilma Palma nació en Argentina y se radicó en Los
Angeles en 1962.  Maestra de español y empresaria,
publicó esta novela autobiografica en memoria de
su esposo.
NARRATIVA INFANTIL
AUTOBIOGRAFÍA
R E F L E X I O N E S
MÁXIMAS Y MÍNIMAS
Rafael Carvajal
Rafael Carvajal es de Colombia. Escribe
ingeniosos  dichos populares.
Si no fuera por el último minuto, nada se haría.

Hay políticos que manejan su campaña electoral inteligentemente para
después conducir el país estúpidamente.

Chávez y Uribe son dos adultos que actúan como si fueran adolescentes
con mentalidad de niños.

Las causas nobles pertenecen a la aristocracia del idealismo.

A veces cortar por lo sano es lo que enferma.

Frase que no debemos decir, una vez que la hemos pensado dos veces:
"¡Me encantan los niños!"

Los racionales se sienten inteligentes cuando los irracionales no los
entienden.

El arrogante sin empleo es un ex ocupado.

Mientras que las familias se empobrecen, las ganancias de las empresas
financieras ascienden. ¿No dizque la crisis era para todos?

Los sepultureros son agricultores de ultratumba.

Para salvar el pellejo hay que evitar la circuncisión.

Definición de Autopsia: Aduana de los muertos.




Quiero agradecer a todos aquellos que se tomaron el trabajo de
escribirme para comentar mis maximinismos, pero quisiera
pedirles que por favor, no dejen de hacerlo. ¡Felices Fiestas!
El Centro Gaucho Martín Fierro inició sus
actividades culturales el díal 23 de enero de
2010 con un evento que reunió a medio
centenar de personas.

Representantes de La Luciérnaga, Norma
Villanueva, Rafael Carvajal, Cecilia Davicco,
Nestor Fantini y George de Aztlan, estuvieron
presentes para apoyar este evento.

www.centrogauchomartinfierro.com
CENTRO GAUCHO MARTÍN FIERRO      
Rafael Figueroa